Lunes, 27 de Marzo de 2017 Actualizado: 22:32 h.

FINANCIACION AUTONÓMICA

Cataluña acapara un tercio de las ayudas económicas del Estado español.

46.400 millones de euros. Esta es la suma de dinero que Cataluña ha recibido del Estado a través del Fondo de Liquidez Autonómico (FLA) en el periodo 2012-2015, según los datos del Ministerio de Economía.

Mariano Rajoy y Carles Puigdemont
Mariano Rajoy y Carles Puigdemont

46.400 millones de euros, es la cifra que ha recibido la comunidad autónoma de Cataluña por parte del Estado español a través del Fondo de Liquidez Autonómica (FLA), cifra que resulta ser un tercio del presupuesto del FLA.

A pesar de todo esto, el presidente de la Generalitat de Cataluña, Carles Puigdemont, sigue dando plazos y amenazando al Estado con la secesión día si y día también y alimentando el "Espanya ens roba".

La cifra, que por sí misma ya resulta abultada, lo es aún más cuando se contextualiza y se observa que, por ejemplo, supone un 33% de los cerca de 140.600 millones que el Estado ha inyectado a las Comunidades Autónomas.

Cataluña, por lo tanto, es la CCAA que más liquidez ha recibido a través de este programa. Le siguen la Comunidad Valenciana, con un 22% del total, y Andalucía, con un 15%. El resto de regiones adscritas al programa han recibido el 30% restante, esto es, menos que la comunidad catalana.

El impacto de la cifra con respecto al conjunto de la Economía de Cataluña también es notable. Al cierre del pasado año, el Producto Interior Bruto (PIB) catalán era de 204.666 millones, por lo que los 46.400 millones inyectados son más del 20% del conjunto del PIB catalán. Es cierto que, en este caso, la Comunidad Valenciana supera a Cataluña ya que lo recibido supone el 30% de su economía, pero también lo es que Andalucía, la tercera gran beneficiaria del FLA, ha percibido lo equivalente al 14% de su PIB.

Pero, en todo caso, lo que evidencian estas cifras y comparativas es la importancia que el FLA tiene sobre la economía de Cataluña. Los líderes políticos catalanes, con el ex president Artur Mas, su sucesor en el cargo, Carles Puigdemont, o el consejero en materia económica, Oriol Junqueras, han defendido en diversas ocasiones que esta situación no se produciría si Cataluña pudiese gestionar sus propios recursos. De hecho, esta es una de las principales razones del desafío separatista de la Generalitat.