Domingo, 26 de Febrero de 2017 Actualizado: 04:11 h.

VALLE DE ARÁN

El Valle de Arán pasa de las esteladas

Esta comarca leridana defiende con uñas y dientes su identidad y es reacia a aceptar el proceso secesionista que desde hace años intenta imponer la Generalitat a todos los catalanes.

Una aranesa posa orgullosa con la bandera de Arán y de España.
Una aranesa posa orgullosa con la bandera de Arán y de España.

Estamos en el año 2017 después de Jesucristo. Toda Cataluña esta ocupada por los separatas… ¿Toda? ¡No! Una aldea poblada por irreductibles araneses resiste todavía y siempre al invasor.

Así empieza el mítico tebeo para niños y no tan niños de Asterix y Obelix, que narra la resistencia de una aldea gala que resiste a la romanización de la zona por el valor de sus irreductibles aldeanos y también por una pócima secreta creada por el Asurancetúrix el Druida, hemos cambiado unas cositas para adaptarlas al caso que nos ocupa.

Esperamos que no moleste a sus creadores,  Guscinny y Uderzo, y mucho menos a nuestros compañeros araneses

El Valle de Arán no tiene pócima secreta, lo único que tiene es una singularidad que les hace mantenerse fieles a sus raíces y no quieren ahora que desde Barcelona se les imponga el separatismo y la desunión con el resto de españoles.

Este es un lugar insólito: ubicada en la vertiente norte del Pirineo, es la única comarca catalana de clima atlántico. Es el único territorio de Europa en el que sobrevive con vitalidad la lengua occitana. Y es la única región de Cataluña en la que el pensamiento separatista es claramente minoritario.

El Valle de Arán tiene 10.000 habitantes, es un enclave fronterizo estratégico, con una autonomía propia desde el siglo XIV. No hay monumentos ni calles dedicadas a héroes catalanes como Companys, Macià o Tarradellas. En las elecciones catalanas de 2015, la coalición Junts pel Sí entre CDC y ERC alcanzó en Cataluña el 39,5% de los votos, pero en el Valle de Arán no llegó al 25%. La CUP obtuvo el 8% del sufragio en Cataluña y en el Arán, el 6%. En las generales del pasado junio, el PP venció en los dos principales municipios araneses —Vielha y Naut Aran— y los socialistas (Unitat de Arán, UA, en su rama aranesa), en el tercero de mayor población, Bossòst. CDC y ERC fueron los últimos.