Domingo, 04 de Diciembre de 2016 Actualizado: 15:20 h.

Maestros del derroche, sabios de la censura

Como mucho de ustedes sabrán la semana pasada han sucedido unos hechos que no pueden pasar desapercibidos por cualquier persona que resida en las Islas Baleares.

El govern balear liderado por Francina Armengol demostró una vez más su capacidad para tirar el dinero de todos los baleares por la borda. 
Los periódicos y las revistas en catalán recibirán nada más y nada menos que 175.000€ procedentes, obviamente, de fondos públicos. 

En un debate por Twitter con la consellera de cultura y culpable de este derroche, Ruth Mateu, se excusaba en que estas subvenciones son para "prensa foránea, es decir, la que más se acerca a la ciudadanía". Yo le contesté con su debido respeto, pero cuando le solté la ironía "tan cercana está a la ciudadanía que ni la propia ciudadanía lee estos periódicos" me bloqueó sin mediar palabra, clara demostración de su nivel de democracia...

175.000€ en una comunidad como Baleares no es ninguna broma, nadie lee la prensa en catalán. Uno de esos periódicos que recibirá esta ayuda es el dBalears, conocido por su radicalidad y su doble vara de medir a la hora de contar los hechos de Baleares.

Se están lucrando a costa de los Baleares. Como dijo Joan Pons, secretario de organización de la Fundación Jaume III, "la lengua catalana es un negocio", tal es así que hace unos años la propia Francina Armengol dió 8 millones de euros a la Obra Cultural Balear (OCB), ¿dónde fue a parar este dinero? 

Por si fuera poco no sólo son los 175.000€ a prensa en catalán sino que el govern también destinará 77.000€ en una campaña para fomentar el uso del catalán entre la sociedad balear, y es que por si no se sabía de antemano, lo que se quiere cambiar es precisamente la sociedad, no aceptan que dentro de la sociedad se opone de forma distinta, no se acepta el pensamiento crítico, ellos prefieren el pensamiento único, una lengua y un país.

Hace poco también salió en prensa una noticia sobre mi libro de catalán que me tocara estudiar este año, en este libro de la editorial catalana 'Casals' hacia una mención a lo "mal" que lo hizo el expresidente de Baleares, José Ramón Bauza, y a lo "bien" que lo está haciendo el govern de Francina Armengol, adoctrinamiento total pero que pasó desapercibido por el propio govern que se excusó en que "somos una sociedad libre".

Si verdaderamente fuéramos una sociedad libre recibiríamos una educación apolítica y sin imposiciones, si de verdad fuéramos una sociedad libre no se darían subvenciones públicas a la prensa privada para que censuren la información que perjudique al ejecutivo balear... Si de verdad fuéramos una sociedad libre no pasarían todos estos hechos similares a los de países totalitarios.